Cine: Koch

 

Tributo a un político y a una era

See video

RENÉ JORDÁN

El sentido dramático de Ed Koch lo acompañó de la cuna a la tumba. El documental Koch se estrenó en los cines de Nueva York, su amada ciudad natal, el mismo día que, a los 87 años, ingresó al hospital sufriendo de edema pulmonar. Murió al día siguiente y las elogiosas reseñas de la película compartieron páginas de la prensa con su obituario. Fue la emotiva despedida de un personaje de época legendaria.

Edward Irving Koch nació en la colindante Newark en 1924, y culminó su carrera política al ser electo Alcalde de Nueva York en 1977, posición que ostentó durante tres sucesivos términos de básica importancia histórica en cada período: con la tumultuosa huelga de tránsito que paralizó a la metrópolis, los albores de la funesta e indescifrable epidemia del sida, el escándalo de la corrupción municipal y la lucha diaria por preservar el equilibrio fiscal.

Ed Koch asumió la Alcaldía cuando a sus pies se abría el precipicio de la bancarrota y desde entonces acostumbró dirigirse de “tú a tú” al electorado con una famosa pregunta directa: “ How am I doing?” Así entraba en confianza con el pueblo, que aprendió a confiar en su sonrisa optimista.

Soltero empedernido, sobrevivió a una feroz campaña política que lo acusaba de ser gay, como si fuera una falla imperdonable en quien regía los destinos de una ciudad en peligro. Mario Cuomo, su enemigo acérrimo, cubrió las calles con insultantes pasquines proclamando: Vote for Cuomo – Not the Homo.

Sus promotores inventaron un romance con la ex Miss America, Bess Myers, pero eran rumores infundados alrededor de una fiel amistad. En realidad, Koch se había casado con Manhattan y su conglomerado, negándose a compartir siquiera un momento de su apasionada atención.

El documental de Neil Barsky se compone de fotos y noticieros de archivo, expertamente editados y narrados para evocar la imagen de un político que fue, ante todo, un ser humano, con todos sus defectos y todas sus eternas virtudes. Nunca habrá otro como Edward Irving Koch y este filme lo presenta franco, sincero, sonriente y campechano como un amigo que, a través del tiempo y la distancia, viene a hacernos muy agradable visita.

Speak Up!