Cine: Karenina

 

Es la heroína y la antiheroína

See video

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

Han pasado algunos meses desde que la delgada estrella inglesa se convirtió en unas de las sensaciones del Festival de Toronto. Allí llegó para presentar en sociedad la arriesgada adaptación que Joe Wright, el director con el que ha colaborado en algunos de los filmes más exitosos de su carrera, hizo de Anna Karenina, la novela de León Tolstoi que es uno de los pilares de la literatura rusa. El filme, en el que Keira Knightley encarna a una mujer casada que pierde la cabeza por un apuesto oficial interpretado por Aaron Johnson, poniendo en riesgo la reputación de su esposo, papel a cargo de Jude Law, llega finalmente a nuestras carteleras.

“La verdad es que para interpretar el papel me bastó con volver a leer el libro”, afirma la actriz de 27 años. “Recuerdo que lo leí por primera vez cuando era más joven y me pareció una historia romántica verdaderamente maravillosa. Y cuando la volví a leer antes de que comenzaramos a filmar, mi percepción fue completamente diferente. Supongo que esa es la razón por la que el texto ha mantenido su vigencia, porque uno puede interpretarlo desde muchos puntos de vista. Me parece que todas las grandes obras literarias tienen esta misma virtud. En esta ocasión, me pareció que hay momentos en los que Tolstoi la odia como personaje, porque ni la justifica ni la protege. Es bastante contradictorio. Hay párrafos en los que la trata como la prostituta de Babilonia y otros en los que parece estar totalmente enamorado de ella”.

Knightley continúa en este filme una larga tradición de actrices que han sufrido antes en la piel de Anna Karenina, completando una lista que también incluye a Greta Garbo (quien la interpretó en dos ocasiones), Vivian Leigh, Sophie Marceau, Claire Bloom y Helen McCrory. Y seguramente tampoco será la última, teniendo en cuenta que el libro de 800 páginas que Tolstoi escribió entre 1873 y 1877 da lugar a múltiples interpretaciones.

“Uno no lo puede simplificar explicando que Karenina es simplemente una víctima, porque se deja arrastrar por la pasión aun cuando es obvio que el hombre de sus sueños no la ama. En realidad, yo creo que cuando Tolstoi comenzó a escribir el libro, Karenin, el personaje de Jude, iba a ser el héroe, un hombre maravilloso al que su mujer lo traiciona. Pero a medida que continuó escribiendo, se fue enamorando de ella y empezó a verlo todo desde su punto de vista. Y cuando lo miras desde allí, descubres algo que me asombró tanto a mí como a Joe, que es que Anna es tanto la heroína como la antiheroína de la historia”, dice.

Knightley, que fue nominada al Oscar por interpretar a otro gran personaje de la literatura, la Elizabeth Bennet de Pride and Prejudice, asegura haber comprendido a la perfección el dilema de la mujer que protagoniza la historia de Tolstoi. “En ella todo pasa por el deseo. Es deseo a primera vista y también es amor, pero el problema es que son cosas que ella nunca había experimentado”, afirma. “Esa es la razón por la que el amor para ella es una emoción completa, y no puede distinguir sus componentes, como el romance, la pasión, la compañía, la soledad y los celos. Y una vez que ella prueba esto que desconoce, solo vive para eso. Y ni siquiera puede reconocer el amor que existe entre ella y su marido porque allí no hay pasión, algo que es absolutamente comprensible. Si nunca has experimentado la pasión sexual, si nunca has experimentado el romance, vas a tratar de agarrarte desesperadamente de esas emociones y ese es el origen de su tragedia”.

Knightley explica que no le resultó difícil conectarse con lo que le pasa a Anna porque su talento reside en saber entender a sus personajes. “No hace falta ser particularmente inteligente para ser actriz. Alcanza con ser capaz de poder tenerle simpatía a tu personaje. Es algo que es mucho más difícil de lo que parece, porque cuando conoces a alguien que no te gusta tienes una reacción emocional inmediata hacia esa persona. No te cuestionas por qué no te cae bien, la rechazas y listo. Pero como actriz, uno tiene que poder entender a quien va a interpretar y, por sobre todas las cosas, no lo debe juzgar”, afirma.

Aunque estemos muy acostumbrados a ver a la hija del actor Will Knightley y la dramaturga Sharman Macdonald en ropa de época, sus próximas películas estarán ambientadas en la actualidad. En estos momentos completa el rodaje de Jack Ryan, el filme que continúa con Chris Pine las aventuras del superagente que anteriormente interpretaron Alec Baldwin, Harrison Ford y Ben Affleck, y también ha protagonizado Can a Song Save Your Life?, una comedia romántica en la que comparte cartel con Mark Ruffalo.

Speak Up!