Cine: ‘Ice Age: Continental Drift’

 

Dibujo animado con buenos efectos en 3D

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE/EL NUEVO HERALD

El filme Continental Drift es la cuarta secuela de Ice Age, el dibujo animado prehistórico que no se deshiela mientras siga ardiendo la taquilla europea, con más y más millones acumulados principalmente en Austria, Dinamarca y Rusia, territorios muy favorables a nuestros congelados antepasados.

Los problemas familiares abundan y esta vez el mamut Manny (Ray Romano) discute con su mujer Ellie (Queen Latifah) la inclinacion de su hija Peaches (***** Palmer) hacia el colmilludo Drake. En medio de la discusión, se desprende un témpano y flota a la deriva con el tigre Diego (Dennis Leary, la tigresa Shira (Jennifer López) , la neurótica marmota Sid (John Leguizamo) y su abuela parlanchina (Wanda Sykes). Por océanos árticos los persigue un iceberg equipado como buque pirata por el Capitán Guff (Peter Dinklage).

Los nombres del reparto de voces nada significan para los niños del público (mucho menos en Viena o Copenhague donde los doblan con talento local), pero Michael Berg –su cuarta vez al bate con ayuda de Jason Fuchs– se ocupa de remozar los clichés y le da los mejores bocadillos a la abuela (Sykes). Los chistes son antediluvianos, pero el trabajo de animación es bueno y los efectos en 3D más convincentes de lo usual. Aunque eso no se va a captar en los DVD donde la película tendrá su más sólido mercado futuro.

En algunos programas, Ice Age va convoyada por The Longest Daycare, con los inimitables Simpson en deliciosos cuatro minutos que superan con creces la un poquito fatigada aventura de Manny y sus amigos en Continental Drift.

Speak Up!