Cine: Hotel Transylvania

 

Selena Gómez da voz a una vampira

See video

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

Si ya de por sí es parca para contestar preguntas, basta que uno le hable a Selena Gómez de Justin Bieber para que sus respuestas se limiten a lo mínimo indispensable. “Seguro”, responde, cuando se la interroga sobre si el astro de las adolescentes sería un buen actor profesional, y ni siquiera se molesta en elaborar el tema de si lidiar con la fama sería mucho más fácil si no tuviera un novio tan popular. “Eso no es un problema”, se limita a decir.

Probablemente Gómez esté cansada tras una larga jornada para promocionar Hotel Transylvania, el filme animado en el que le presta voz a una adorable vampira, que cuando cumple 118 años está más que lista para salir a conocer el mundo, más allá de las lógicas tribulaciones de su padre sobreprotector, nada menos que el mismísimo Conde Drácula. Aunque anteriormente Gómez le había prestado voz a un par de personajes animados, nunca le había tocado trabajar en un papel tan extenso como el de Mavis.

“El guión me gustó mucho y la propuesta me parecía muy simpática, por lo que no dudé en decirles que sí. Al principio me costó bastante hasta que me acostumbré, pero fue mucho más fácil que hacer una película en la que tienes que estar frente a la cámara todos los días. Cuando llegué al proyecto la voz de Adam Sandler (Drácula) ya estaba grabada, por lo que simplemente me tuve que sumar. Fueron unos cuatro o cinco días de trabajo, que disfruté mucho”, comenta, sin limitar tanto las palabras.

En el filme, ambientado en un hotel perdido en las alturas de Transilvania en el que los monstruos disfrutan de sus vacaciones sin tener que lidiar con seres humanos, Gómez es solo una de las estrellas que le prestan su voz a los personajes, ya que también participan comediantes como Kevin James, Andy Samberg, David Spade, Fran Drescher y Jon Lovitz.

“No improvisé demasiado porque el director quería que mi personaje fuera el más serio de la historia, pero sé que no fue así con los demás. Disfruto de la comedia, pero no soy una comediante. Sé que no es lo que mejor me sale”, dice con humildad quien participó recientemente de un corto del sitio web Funny or Die, en el que encarna a una muchacha perdidamente enamorada de un desagradable pintor de brocha gorda.

Ese no es el único proyecto inusual que la actriz de 20 años hizo en los últimos tiempos. Por ejemplo, participó en un pequeño papel de reparto en la película chilena Aftershock, de Nicolás López, en la que el protagonista es el también director de cine de terror Eli Roth. “Me encantan las películas de miedo. Eli es asombroso y siempre he disfrutado mucho de todo lo que hace, por lo que uno de mis grandes sueños era colaborar con él”, explica, y luego agrega: “yo estaba en Chile dando un concierto. Solo iba a estar durante tres días y él estaba filmando allí. Me invitó a visitar el set. Fui y, sin imaginármelo, terminé siendo parte del filme”.

Gómez, quien en enero concluyó su labor en el programa del canal Disney que la volvió famosa, Wizards of Waverly Place, y para la misma fecha anunció que ponía en suspenso su carrera musical para dedicarse por entero al cine, también es parte del elenco de Spring Breakers, el filme del legendario director de cine independiente Harmony Korine que debutó recientemente en el Festival de Venecia. En este, la joven actriz es una de las cuatro estudiantes universitarias que terminan en la cárcel tras robar un restaurante para poder financiar sus vacaciones de primavera, sin dudas un personaje que rompe deliberadamente con su imagen de chica Disney.

“No hice esa película para demostrarle al mundo que ya soy una mujer, sino para poder mostrar lo que puedo hacer con la actuación, algo que traté de probarme a mí misma en primer lugar”, informa.

Luego descansa y prosigue: “La verdad es que estoy dispuesta a hacer lo que sea por mis fans, los adoro, y por eso hago todo lo que está a mi alcance para hacer proyectos que ellos van a disfrutar, pero a veces tengo que hacer cosas que son para mí. Spring Breakers era un filme que yo verdaderamente quería hacer y en el que traté de ir más allá de lo que he hecho siempre. Si lo disfrutan, maravilloso. Y si no lo disfrutan, pues qué le vamos a hacer. En cualquier caso, yo no podría estar más orgullosa de lo que hice en esa película”, afirma.

Speak Up!