Cine: Grown Ups 2

 

Salma Hayek , en son de comedia

See video

GABRIEL DE LERMA | gabriel@gabrieldelerma.com

Aunque la vimos hace unos meses en un papel dramático en Savages, de Oliver Stone, a los 46 años Salma Hayek parece haberse entregado de lleno a la comedia. La nominada al Oscar por Frida acaba de concluir el rodaje de Grown Ups 2, en la que vuelve a interpretar a la esposa de Adam Sandler. A principios de este año le prestó la voz a una atractiva pirata en The Pirates! Band of Misfits y a partir de hoy se le puede ver en los cines de todo el país encarnando a una enfermera que no tiene problemas en desafiar a Kevin James a una lucha de igual a igual en Here Comes the Boom.

Y aunque Salma hizo sus primeras armas en la comedia cuando hace 15 años protagonizó junto a Matthew Perry Fools Rush In, la veracruzana señala que si no ha hecho más, ha sido porque no la han dejado.

“Te ponen en la comedia pero no te dejan hacer nada. Te ponen para tenerte ahí, y darle juego al chico, pero no te dejan hacer la cosa chistosa”, se queja en entrevista exclusiva con El Nuevo Herald.

“En Grown Ups, Adam y Kevin se dieron cuenta de que puedo hacer muchas cosas. Puedo improvisar, puedo hacer comedia física. Por eso también quería hacer ese comercial de la leche [ Got Milk?]. Para demostrar que puedo hacer comedia porque me encanta. Mi sueño siempre fue trabajar con un director como Robert Altman o Woody Allen. Y ahora en esta película se me ha dado la oportunidad de hacer un poco de comedia física”, cuenta.

El filme sigue los pasos de Scott Voss (James), un profesor de biología de secundaria que simplemente asiste a clase para cobrar su cheque. Pero cuando los cortes presupuestarios obligan al director a cancelar las clases de música, Scott se ofrece para conseguir el dinero que hace falta para tratar de impresionar a la enfermera (Hayek) de la que está enamorado. Claro que poco después descubre que la única forma de obtenerlo es participando en violentos combates de artes marciales mixtas, en los que aun el que pierde puede ganar muy buen dinero. Si bien en un principio el personaje de Hayek no tiene ningún interés en el profesor, a fuerza de insistencia y de buenas acciones irá ganándose lentamente su corazón.

“Es que los que no se rinden son los que consiguen algo”, admite Sayek. “Porque a las mujeres nos gusta saber que el asunto va en serio y saber que realmente te quieren. Muchas veces cuando decimos que no, significa que ahorita no, pero si me insistes lo suficiente, tal vez sí. Nos gusta que se lo ganen... así debe ser. Se tienen que ganar el honor de estar con una mujer”.

Sin dudas, una de las mejores escenas del filme es cuando la enfermera acepta finalmente una cita con el galán irredimible, en la que después de la cena decide demostrarle que también puede ser buena en las artes marciales mixtas.

“La escena fue totalmente improvisada; la verdad es que es muy difícil escribir chistes para mujeres, a menos que los escriba una mujer”, explica. “Y las comedias casi siempre las escriben los hombres. A excepción de por ejemplo Bridesmaids. Pero si te das cuenta, casi todas las comedias que hacen las mujeres son románticas. Lo cierto es que trabajando con Adam o con Kevin me dejan improvisar y hacer mis propias bromas”.

En realidad, aunque le ofrecieran las mejores comedias del mundo, Salma no está interesada en saltar de set en set. Casada felizmente con el millonario francés François Henri Pinault, con quien tiene una niña de cinco años, Valentina, la actriz sostiene que hoy lo más importante para ella es la familia.

“Mi trabajo es muy importante, pero no es mi prioridad; antes sí lo era, y, claro, ahora es cuando llega el trabajo”, se queja. “Pero, estoy contenta. Quisiera no despertarme. Quisiera quedarme en esto mucho, mucho tiempo. Lo cierto es que elijo películas en las que puedo hacer varias escenas juntas, o en las que trabajo con amigos y puedo ir y venir. La prioridad siempre es la familia. Pero no creo que deba uno trabajar por dinero nada más. Yo creo que es importante tener una vida profesional, a cualquier nivel que sea posible. Para mí es importante sentime útil socialmente. Eso me gusta. Y sabes que a mi esposo también, y eso me ayuda mucho. Además, le das un ejemplo a tu hija. Me moriría si tuviera que estar haciendo solo vida social”.

Speak Up!