Cine: The Great Gatsby

 

Belleza sin sustancia

See video

CONNIE OGLE

Si estaba destinada a ser un fracaso y, sí, es un fracaso, The Great Gatsby, de Baz Luhrmann, debió haber sido, por lo menos, un error maravilloso, un esfuerzo arriesgado que mostrara un intento audaz aunque su visión atrevida no tuviera éxito. En cambio, la película lo deja a uno frío, cansado y algo disgustado, como si hubiese pasado una noche desenfrenada en la mansión Gatsby y ahora amaneció y es hora de recoger las colillas de cigarrillos y las botellas de champán de la piscina.

Teóricamente, convertir la novela clásica de F. Scott Fitzgerald –que transcurre en medio del desencanto de la era del jazz– en una especie de comentario superficial sobre la lucha de clases y la vida de los ricos e indiferentes, pudo haber funcionado. Los temas de excesos y delirios de la novela están desarrollados con vistas a una reinvención visual. Pero este nuevo Gatsby no es más que un estridente dibujo animado. La escena de la gran fiesta que se muestra en el avance es realmente un espectá***** que vale la pena, y aun cuando funciona, las imágenes son menos emocionantes de lo que uno imagina, una nueva versión de Moulin Rouge con Long Island y Manhattan en el lugar de París.

En la novela, el narrador e incipiente corredor de bolsa Nick Carraway (interpretado por Tobey Maguire) alquila una pequeña cabaña en West Egg, Long Island, refugio para los nuevos ricos, junto a la casa del rico y misterioso Jay Gatsby (Leonardo Di Caprio). Gatsby se hace amigo de él y pronto le revela un secreto sobre su pasado que involucra a la encantadora prima de Nick, Daisy (Carey Mulligan), quien vive con su bruto esposo Tom (Joel Edgerton) al otro lado del agua en la vieja adinerada East Egg. Todo el mundo bebe mucho y chismean y mantienen varias aventuras desagradables, hasta que el aparente eterno verano termina en caos y muerte.

Luhrmann y su viejo colaborador, Chris Pearce, quien también escribió los guiones de Moulin Rouge, Romeo & Juliet y Strictly Ballroom, siguen utilizando a Nick como narrador, pero toman la curiosa decisión de enmarcar la película con Nick en un sanatorio, quien, instado por el médico, escribe su historia. Supongo que hacen esto para que Pearce pueda utilizar la deslumbrante prosa de Fitzgerald en la película. Las palabras a veces flotan en la pantalla, pero el giro de que los eventos que involucran a Gatsby provocaron una crisis nerviosa en Nick, el más racional del grupo, socava la visión de Fitzgerald. También parecería que es una forma económica para utilizar la nieve, que se ve mágica en 3D, ya que el resto de la película ocurre en una temporada más cálida.

Por otra parte, el guión se mantiene bastante fiel al original, hasta el descolorido cartel de vidrios con vista a la pila de cenizas que separa la menos elegante West Egg del reluciente Manhattan. Pero mientras la novela es comedida, la película se siente inflada, con demasiadas escenas de autos de carrera a toda velocidad por las calles y secuelas musicales sin sentido, que pretenden reflejar la despreocupada actitud de la época. Quizás lo peor de todo es que el reparto de Gatsby es estupendo, desde DiCaprio como el obsesivo millonario hasta Mulligan, desde la superficial Daisy hasta Jason Clarke de Zero Dark Thirty, así como el infortunado George Wilson, cuyo destino está ligado con el de Gatsby. Pero al final, la belleza de Gatsby supera la sustancia.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.