Cine: Drinking Buddies, una comedia que evita lo predecible

 

La nueva película del director Joe Swanberg promete atrapar al público de Miami, especialmente al aficionado a la cerveza.

Cortesía Magnolia Pictures
Cortesía Magnolia Pictures
 

Por Pilar Ayuso l pilayuso@yahoo.com

Kate y Luke (Olivia Wilde y Jake Johnson) trabajan en una fábrica de cerveza. Ambos parecen estar hechos el uno para el otro y pasan más horas juntos que con sus respectivas parejas, Jill y Chris (Anna Kendrick y Ron Livingston). Y ya puede adivinarse cómo terminará la romántica historia, si no estuviéramos ante un filme que, aunque sencillo en su tejido dramático, está lejos de ser predecible.

La clave del conflicto está marcada en la supuesta inocencia y espontaneidad de las acciones de Kate y Luke: el constante jugueteo infantil, las salidas después del trabajo con el grupo de amigos, las bromas, el ligero flirteo que se acerca a la línea de peligro. Todo el tiempo esperamos a que se produzca el inevitable tropiezo sexual, y el director, Joe Swanberg, no hace más que facilitarles las cosas a sus personajes –a ambas parejas–, dándoles oportunidades para el infiel encuentro: envía de viaje por una semana a la novia de Luke y libera a Kate de su compromiso. Pero parecería que ni Swanberg sabe adónde irá a parar el anzuelo dramático que él mismo ha lanzado y las situaciones no se fuerzan sino que parecen tener un desarrollo insospechado, como en la vida.

La bebida alcohólica, que claramente evoca el título del filme –en el que hay botellas de cerveza prácticamente en todas las escenas–, podría significar el pequeño empujón extra que necesitan los personajes. Como floreros, sillas o mesas, los vasos de cerveza o licor forman parte del entorno cotidiano en que ellos se desenvuelven, incluido el trabajo, en el que no podría faltarle a los empleados la bebida espumosa que ellos mismos fabrican. Sin embargo, las cosas no son tan simples en las relaciones humanas y el artificial estímulo no parece influir en la toma de decisiones. Seguramente ellos están fingiendo que no les importa lo que les ocurre, pero ahí está la sutileza de la historia, que no nos sirve la mesa con soluciones trilladas donde el flirteo y el alcohol es una mezcla con resultados predecibles.

El prolífico actor y director Swanberg, con 21 títulos en su haber, casi todos escritos por él, dirige con presumible soltura esta agradable comedia de escenas muy disfrutables en la que se aprecia la gran capacidad de los intérpretes en momentos que Swanberg deja a la improvisación.

Todo en el filme es importante, hasta pasajes supuestamente aislados –como cuando Luke se hiere la mano y luego un rabioso chofer (que encarna el propio director) le asesta un puñetazo. No se pierda los detalles de cada sencillo y natural comportamiento, porque ahí podría estar la respuesta al dilema que plantea Drinking Buddies.  

www.elnuevoherald.com

 

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.