Cine: 'Club Sándwich'

 

Humana sencillez.

club_sandwich.jpg

Por Pilar Ayuso

El Festival Internacional de Cine de Miami (MIFF) exhibe, entre una amplia variedad de filmes latinoamericanos, Club Sándwich, del mexicano Fernando Eimbcke ( Temporada de patos).

El filme, que ha acumulado varios reconocimientos y opta aquí al premio de Knight Competition, nos trae un sensible tema familiar. La iniciación a la madurez emocional y sexual de un chico, y el desapego del seno materno.

Paloma (María Renée Prudencio) y Héctor (Lucio Giménez Cacho) forman una “pareja perfecta” en su calidad de madre e hijo adolescente. En el barato hotelito de verano en la costa mexicana, juegan, van juntos a nadar a la piscina, piden “club sándwich”, plato con muchos emparedados del que se intercambian pepinillos y tomates, se untan uno al otro loción para el sol. No hay padre aquí, solo madre, la que tiene a su hijo como amigo, a falta de compañero sentimental. Mientras él, en toda su mudez y pasividad lleva por dentro una carencia impetuosa, que no puede suplir la figura materna.

El lugar es absolutamente aburrido, tedioso, paralizado como los personajes; la historia transcurre a su vez lánguidamente, atrapando al espectador en esta especie de letargo de retiro, de deseos contenidos, donde no pasa nada. Hasta que llegan nuevos huéspedes: un anciano en silla de ruedas, su enfermera, y una adolescente hija de aquel, Jazmín (Danae Reynaud), que tiene 16 años.

La película, austera en términos dramáticos, lleva detrás una pequeña y profunda fábula. Ejemplo de cine minimalista, con metraje de 82 minutos, apenas dos locaciones: el hotelito y la playa; tres personajes –y otros tres figurantes–, planos fijos, más silencios que diálogos, y una idea que brilla desde su humana sencillez.

Lunes 10, 7: 15 p.m., Regal South Beach, R15, 1100 Lincoln Rd., Miami Beach, y miércoles 12, 6:45 p.m. Paragon Grove., P1, 3015 Gradn Ave., Coconut Grove

Speak Up!