Cine: Cloud Atlas

 

Desafío al sentido común

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE

Cloud Atlas, la respetada o vilipendiada novela de David Mitchell, se prolonga en seis etapas desde los albores de la civilización al final futurista del presente siglo en la metrópolis de Neo-Seoul. Muchos consideran el libro impenetrable (yo llegué a la página 144 y el criterio general lo estimaba infilmable).

Los hermanos Wachowski, de The Matrix, se enamoraron de la novela y persuadieron a Tom Tykwer, el de Run, Lola, Run, de unirse a la ambiciosa empresa en un show de tres horas de duración, a un costo de $l00 millones.

El resultado es un monumental desafío al sentido común. La novela narraba seis historias, cronológicamente en seis distintos períodos. El guión de Wachowski/Tykwer alterna los argumentos de manera que la acción se desenrosca como una colección de avances de próximos estrenos, con reparto estelar de actores en constante cambio de personajes y de maquillaje.

Tom Hanks es cavernícola, pastor de ovejas o cínico doctor de malvados experimentos. Halle Berry alterna como investigadora policial en 1936 o visionaria mujer de ciencias en 2936. Hugo Weaving salta de un siglo a otro como encarnación del Mal hasta reaparecer con faldas y peluca rubia al estilo de la sádica enfermera Ratched.

Las transformaciones provocan burlón entretenimiento al identificar esta comparsa carnavalesca murmurando: “Te conozco, mascarita, aunque vengas disfrazada”, pero los trucos finalmente aburren o derrotan cuando un irreconocible Hugh Grant sale envuelto en plumas como guerrero caníbal.

El mensaje filosófico del interminable ritual parece ser: “La humanidad ni avanza ni retrocede, sino se mueve en círculos concéntricos donde la historia se repite hasta el infinito”. Lo más inquietante del vaticinio es que el día menos pensado te vas a meter en un cine donde de nuevo están proyectando Cloud Atlas.

Speak Up!