Cine: The Campaign

 

Aquí los mandamases son dos millonarios empujadores

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE/EL NUEVO HERALD

Los clásicos Mr. Smith Goes to Washington, de Frank Capra, y The Great McGinty, de Preston Sturges, fueron magníficas comedias políticas, pero éste es un género en que Hollywood mete la pata hasta la cadera. En ese profundo atolladero cae The Campaign, de Jay Roach, donde tropieza lo incierto con lo dudoso y los incalificables chistes impulsan a votar en la columna en blanco.

Cam Brady (Will Ferrell) siempre sale electo en su distrito de North Carolina y ya van cuatro comicios en que no aparece quien ponerle en frente cuando llega la competencia de idiotez. Aquí los mandamases son dos millonarios empujadores (Dan Aykroyd y John Lithgow) que ocultan negocios incomprensibles con China.

A Cam Brady le inventan de contrario a Marty Huggins (Zach Galifianakis), en una campaña sin paños calientes. Galifianakis hace un cretino tan amanerado y de voz tan atiplada que le enganchan una gorda y tres hijos para no convertir la película en una bobería seudo-gay.

Huggins encuentra que a los seis años el confundido Brady pintó un comic book tan políticamente equívoco que pueden acusarlo de socialista. Entre bastidores hay un tipo siniestro (Dermot Mulroney) que parece escapado de una farsa demagógica.

Todos hablan fingiendo un espeso acento del Sur y a los niños hijos de Huggins no se les entiende ni jota. Ferrell le da un puñetazo a un bebé y luego a un perrito que identifican como coestrella de The Artist. Todo es posible, porque aquí hasta los ladridos son improvisados. Jay Roach aparece en los créditos pero The Campaign se dirigió sola.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.