Cine: Broken City

 

Una premisa increíble y cruel

See video

RENÉ JORDÁN |CRÍTICO DE CINE

En poesía, abril es el mes mas cruel, pero en el cine es enero. Una tras otra se estrenan películas que con más cuidado y esfuerzo serían mejores, pero que naufragan en la resaca de un almanaque sin alma. Broken City pudo ligar problemas policíacos y políticos, pero nunca alrededor de una premisa increíble.

Mark Wahlberg es Bill Taggart, un policía injustamente separado de la fuerza en Nueva York que se gana la vida como detective privado. Solicita sus servicios el alcalde Hostetler (Russell Crowe), que aspira a la reelección contra Jack Valiant (Barry Pepper).

A Hostetler mucho le perjudicaría una revelación de la infidelidad de su esposa (Catherine Zeta Jones) con Kyle Chandler, jefe del estado mayor de Valiant. La situación es poco convincente hasta el disparate y solo el confiable Wahlberg le brinda sustancia. La Zeta Jones está en la última letra de su alfabeto y la única suerte de Crowe es no tener que cantar como en Les Miserables. El filme está roto desde el título y de contra lo filmaron en Nueva Orleans en vez de en Nueva York. Allen Hughes no es mal director, pero aquí trabaja por primera vez sin su hermano Albert, con resultados muy desfavorables.

Speak Up!