Cine: The Bourne Legacy

 

Cuarta en la serie de thrillers alrededor de un rebelde agente de la CIA

See video

RENÉ JORDÁN |CRÍTICO DE CINE/ EL NUEVO HERALD

En las campañas políticas hay un dicho muy repetido para mantener en su puesto a los ya electos y frenar a los aspirantes: “Cruzando el río, no cambies de caballo a la mitad”. Ahora lo están aplicando en Hollywood con vistas al estreno de The Bourne Legacy, la cuarta en la serie de thrillers alrededor de un rebelde agente de la CIA.

Empezó con un personaje creado en novelas de Robert Ludlum y la primera Bourne fue dirigida por Doug Liman. El primer cambiazo ocurrió cuando Paul Greengrass se hizo cargo de la serie con The Bourne Supremacy y prosiguió con The Bourne Ultimatum. El guionista Tony Gilroy estaba descontento porque eliminaban parte de sus diálogos y tanto protestó que Greengrass abandonó el proyecto.

Gilroy continuó escribiendo The Bourne Legacy con su hermano Dan y cuando estuvo lista para comenzar asumió la dirección, pero sin el astro Matt Damon, que por lealtad se largó junto con Greengrass. En su lugar inventaron otro rebelde de la CIA, Aaron Cross, y se lo encomendaron a Jeremy Renner, protagonista de The Hurt Locker, ganadora del Oscar.

Aaron Cross vive a fuerza de pastillas que le dan su energía, pero se le está acabando la dosis y hace un pacto con la doctora Marta Shearing (Rachel Weisz) para que se las consiga. La situación enfurece al organizador del grupo (Edward Norton) que había dado órdenes de liquidar a todos los agentes y que agrega a la doctora Shearing a la lista de condenados a muerte.

Perdón por contar tanto del argumento, pero hace falta: Gilroy y su hermano Dan han agregado muchas complicaciones. The Bourne Legacy se pasa una hora entera antes de iniciarse la acción al colmo, que era el punto fuerte del exiliado Greengrass, con escenas de vertiginoso montaje y stunts de tremenda acrobacia.

La nueva Bourne se confía en la pareja poco eléctrica de Jeremy Renner con la usualmente fría Rachel Weisz. Hay una secuencia en las calles de Manila que repite el excitante ritmo de la serie, pero se discute que el excelente Renner no posee el impacto estelar de Matt Damon.

El thriller es contundente y competente, pero ya en Hollywood discuten si las aventuras de Bourne continuarán y si Renner, con todo su indiscutible talento, tiene la energía taquillera para sustituir a Damon.

Speak Up!