Cine: Bernie

 

Nadie se atrevería a inventarla

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE

Bernie es una historia verdadera que nadie se atrevería a inventar. En 1998, The Texas Monthly publicó el reportaje de Skip Hollandsworth y el director Richard Linklater le comisionó escribir el guión de esta comedia más negra que el chapapote.

En 1994, llegó Bernard Tiede a Carthage, Texas, que con 6,500 habitantes era prácticamente una aldea por aquel entonces. Se colocó de embalsamador en una funeraria y asombró al vecindario con trucos estéticos para exponer cadáveres bonitos en los ataúdes abiertos de velorios locales.

Uno de ellos fue el opulento Mr. Nugent, que dejó millonaria a su arisca viuda Marjorie. Lo rechazó inicialmente, pero el habilidoso Bernie conquistó a Marjorie, que acabó nombrándolo administrador de sus bienes y llevándoselo de acompañante a viajar el mundo entero en hoteles de primera, compartiendo la misma habitación, pero no la misma cama porque Bernie era y es gay.

Bernie aprovechó el puesto para emplear generosamente la fortuna en Carthage. La vieja empezó a sospechar y Bernie la mató de dos tiros por la espalda con una escopeta que tenían para matar ardillas. La metió en un congelador y se pasó casi un año fingiendo que ella seguía viva y de viaje.

El fiscal no se tragó la píldora y decidió investigar. Encontraron a la muerta tan congelada que tardaron dos días antes de practicarle la autopsia. Bernie Tiede fue acusado de asesinato, pero el fiscal tuvo que trasladar el proceso judicial a otro condado, porque los admiradores de Bernie lo hubieran declarado inocente de cualquier manera.

El filme de Richard Linklater es desfachatado tour de force con Jack Black, insuperable como el levemente afeminado Bernie; Shirley MacLaine, convertida en dragón de dos patas como la avinagrada viuda, y Matthew McConaughey revistiendo de burlona seriedad al fiscal insobornable. En un toque genial, verídicos vecinos y amigos de Carthage comentan los acontecimientos en hilarante defensa del valiente que mató a la bruja.

Bernie Tiede todavía cumple condena de 16 años de presidio en Texas, pero el sarcástico sainete de Richard Linklater lo absuelve en carcajadas.

Speak Up!