Cine: Any Day Now

 

Dura realidad sin sentimentalismo

See video

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE

A ny Day Now alude a un caso en las cortes de North Hollywood, California, con la premisa de que no podría ocurrir hoy por hoy, aunque hay dudas de si el sistema estaría tan abierto a la adopción por dos hombres, uno de los cuales es un transformista que baila con ropa femenina en un club gay.

Alan Cumming es Rudy Donatello, que comparte domicilio con el asistente de fiscal Paul Fleiger. Cuando a Rudy van a desahuciarlo por retraso en el alquiler, entra en casa de la vecina (Mariana Deleon), que apenas cuida a su hijo Marco (Isaac Leyva), un chico de l5 años con síndrome de Down.

Cuando la madre va a presidio por asunto de drogas, Rudy y Paul (Garret Dillahunt) se apiadan del infeliz retrasado mental e inician procedimiento de adopción, con Paul ofreciendo garantías como abogado. Pero encuentran obstáculos porque ante la ley son homosexuales irresponsables. La terrible verdad es que nadie quiere hacerse cargo de Marco y prefieren verlo recluido en un asilo antes que entregarlo a un hogar.

El trabajo extraordinario de Cumming ha recibido premios en festivales como el de Seattle International Film Festival. Dobla a cantantes en el cabaret y canta con su propia voz, además de expresar la ternura hacia Marco y la furia ante la injusticia de los tribunales. Dillahunt lo acompaña en conmovedoras escenas donde el director Travis Fine pone al público al borde de las lágrimas.

Any Day Now se enfrenta a una dura realidad sin sentimentalismo. Si hubiera la justicia que le falta al tema del filme, habría que contar con Cumming para otros premios que prestaran poca atención a esta película pequeña de producción y grande de corazón.

Speak Up!