Cine: 21 Jump Street

 

Dos policías novatos de la teleserie 21 Jump Street

87605_gal.preview.jpg

RENÉ JORDÁN | CRÍTICO DE CINE/EL NUEVO HERALD

Laurel/Hardy y Abott/Costello marcaron tradición de parejas de cómicos feos, que ahora se rompe con 21 Jump Street. Channing Tatum, con su indiscutible pinta de galán, se enfrenta al ex gordito Jonah Hill, recién ascendido a grandes ligas con una nominación al Oscar por Moneyball.

En 1987, la teleserie 21 Jump Street lanzó a Johnny Depp (que tiene un cameo recordatorio en la actual versión, tomada en paso de comedia por Phil Lord y Chris Miller, directores con previa experiencia en los dibujos animados de Cloudy with a Chance of Meatballs.

Ahora no se trata de un cartón, aunque el humor atropellado es un poco de muñequitos. Pero va anclado en el realismo jocoso del guión de Michael Bacall, preocupado en disparar chistes, con certera puntería, entre las persecuciones de automóviles, tiroteos y explosiones del género. En cierta forma, el estilo recuerda a Lethal Weapon y sus secuelas.

Jenko (Tatum) y Schmidt (Hill), dos policías novatos, se fingen hermanos para volver al high school que dejaron cinco años atrás. En breve preludio, vemos como Jenko era el avispado y Schmidt el medio bobo. Han cambiado por completo de personalidades y ahora al primero lo ponen en clases de química y al otro a estudiar drama para un desopilante Peter Pan junto a la adorable Brie Larson.

Cumplen ordenes del capitán (Ice Cube, más cómico que nunca) y deben liquidar el tráfico de drogas manipulado por Matt (Dave Franco, aventajado hermanito menor de James). Jonah Hill colaboró en el libreto con Michael Bacall y es obvio que refaccionó su rol con numerosas escenas.

Pero la sorpresa estelar es Channing Tatum, que inicialmente despuntó en Step Up y luego se despistó en errores como Stop-Loss, The Eagle y G.I. Joe. Roles románticos en The Dilemma y The Vow demostraron su versatilidad, pero 21 Jump Street le abre las puertas de la comedia. Y en la risa tiene la llave.

Speak Up!