Cine: 'The Truth About Emanuel'

 

De gran lirismo

truthemanuel.jpg

Por Pilar Ayuso

La existencia de Emanuel está marcada por la muerte del ser que le cedió su lugar en la vida. “Yo maté a mi madre”, nos lanza sin más preámbulo, a manera de presentación, la joven de 17 años, que carga con una traumática circunstancia de su venida al mundo. Emanuel (Kaya Scodelario) vive con su padre y su madrastra, a la que claramente rechaza, con su compleja e indócil personalidad. Pero su vida toma un giro cuando a la casa de al lado se muda una nueva inquilina, Linda (Jessica Biel). Con la llegada de esta madre soltera con su bebé, a quien la adolescente se presta a cuidar en calidad de babysitter, la historia enfila por un callejón sinuoso, para dejarnos frente al tremendo enigma que encierra esta inquietante madre.

The Truth About Emanuel –escrita y dirigida por Francesca Gregorini ( Tanner Hall)– es una obra sencilla en apariencia que podríamos, al principio, tomar por un thriller psicológico, con la vecina lunática que aparece con buena dosis de suspense para complicar la vida de los personajes, pero se trata de otra cosa. El filme tiene detrás un tema mucho más profundo que intenta esquivar una visión simplista de los mecanismos internos de la mente
humana.

El acertijo permanece a oscuras buena parte del filme y no resulta fácil de descifrar, si intentamos buscarle una interpretación racional. El lazo creado entre ambas mujeres, una hija sin madre y una madre “con hijo”, hay que buscarlo en el plano del subconsciente. Linda es tal vez la personificación de la madre que Emanuel nunca tuvo y un proceso aun más recóndito ocurre en la psicología de aquélla. Los hilos espirituales se unen por un común sentimiento de pérdida, y ambas se entregan a un ilusorio juego en el que funden la realidad con la fantasía en una suerte de silenciosa complicidad.

Favorecido por dos excelentes actrices y los secundarios Alfred Molina, Frances O’Connor y Aneurin Barnard, este es un filme muy especial y personal, que nos sorprende con momentos surreales de gran lirismo, como cuando la protagonista nada entre un torbellino de peces en una suerte de mar, metáfora de su vida, y nos reserva un final sobrecogedor.

Speak Up!