Cine: 'Man of Steel'

 

El superhéroe se pone dramático.

See video

By Pilar Ayuso |

Man of Steel, de la saga Superman, da marcha atrás en el tiempo para introducir la historia en el planeta Kriptón, cuando Jor-El ( (Russell Crowe), el padre del último kriptoniano, en franca hostilidad con el general Zod (Michael Shannon) envía a su hijo a la Tierra ante la inminente destrucción de su planeta. La entrega, a cargo de Zack Snyder, tiene detrás al muy recomendado Christopher Nolan, director de la trilogía Batman y, en esta ocasión, productor y colaborador de la historia. Se suma al equipo David S. Goyer, quien escribe el argumento de este nuevo hombre de acero que, a diferencia de las desenfadadas comedias protagonizadas por Christopher Reeve o el romántico escarceo de Superman Returns, tiene un tono más grave y dramático.

El icónico superhéroe de DC Comics solo pretende aquí ser Clark Kent, encarnado por un flamante Henry Cavill, muy logrado y especialmente humanizado, con crisis de identidad. Los Kent, padres adoptivos (Kevin Costner y Diane Lane), le piden que intente olvidar sus poderes y deje al mundo que se salve solo. Los protectores actos que protagonizó de niño en su pueblito de Smallville ya le crearon una leyenda que ahora la sagaz Lois Lane (Amy Adams), periodista del Daily Planet, se empeña en investigar. La oportunidad de ponerse el traje rojiazul le llega con la amenaza para la Tierra de los sobrevivientes kriptonianos que lo quieren a él. Y este salvador del mundo, cuya emblemática S en su idioma significa “esperanza”, tendrá también que salvarse a sí mismo.

Esta entrega, más reflexiva y filosófica, destapa una cuestión sobreentendida en filmes anteriores de la saga, en los que el superhéroe que protegía a los hombres de accidentes y catástrofes era perfectamente asimilado. Pero ahora empiezan a preguntarse, ¿cómo concebiría el hombre la existencia de un extraterrestre entre ellos? ¿Están los humanos preparados para esta experiencia? ¿Qué harían a su vez los seres de otros mundos ante el planeta azul? ¿Lo defenderían o lo
atacarían?

La respuesta parece estar en que el kriptoniano enviado a la Tierra para que sobreviva ha creado lazos afectivos entre los humanos, y ahora es capaz de defender al nuevo planeta como suyo. La idea de la previa adaptación y vivencias para la aceptación entre mundos extraños, es interesante.

Lo más logrado dramáticamente está en las relaciones filiales del superhombre con sus terrestres adoptivos y el flirteo –aunque tenue– con Lois Lane, momentos que se agradecen, pero quedan cortos ante el bombardeo de efectos y acción que el filme exhibe. •

Speak Up!