Cine: 'Big Bad Wolves'

 

Terror, tortura y sonrisas.

bbw.jpg

Por Pilar Ayuso

Desde la secuencia de créditos, sorprende gratamente el filme israelí de la pareja de directores Aharon Keshales y Navot Papushado ( Rabies). Hay una atmósfera de misterio, acompañada por sugestiva música en las imágenes de tres niños jugando a los escondites junto a una casa abandonada, secuencia que hay que ver con propios ojos, para sentir el pulso del cine que bordea la excelencia. El filme –que tanto gustó a Tarantino, recuerda un poco su estilo– es puro ejercicio dramático, hecho para tocar las fibras emocionales y generar intriga, terror, compasión e incluso sonrisas.

En el armario de la vieja casa solo hay un zapatito rojo. La niña, su dueña, ha sufrido la peor suerte. Tres hombres: Micki (Lior Ashkenazi) un agente de la ley temporalmente suspendido; Gidi (Tzahi Grad), un padre ciego de venganza, y Dror (Rotem Keinan), un maestro de estudios religiosos, son las tres afiladas aristas del misterio. Los atroces asesinatos de niñas de la vecindad solo podrían provenir de la mente más enfermiza. El padre y el policía están convencidos de la culpabilidad del maestro. Sin embargo, el hombrecillo de espejuelos y aspecto dócil, que ayuda a cruzar la calle a una anciana y pasea a su perrito, no nos da el tipo del depravado asesino.

La cosa se pone realmente macabra cuando los justicieros encierran al sospechoso en el sótano de una solitaria casa de bosque. Prepárese para una sesión de tortura a sangre fría, con todo el menú: uñas arrancadas, dedos machacados a martillazos, quemaduras… “Los maníacos solo temen a otros maníacos”, dice el padre de la víctima, convertido en victimario. Pero el interrogatorio permanece sin respuesta. Y nos preguntamos lo que parece obvio: si acaso no tendrán al hombre equivocado…

En los descansos del sádico espectáculo, algunos elementos dramáticos nos llevan por el camino de la más socarrona comedia negra, que se burla de los personajes y hasta del sufrido espectador. En medio de la brutal tensión, uno que conocemos hornea con tono relajado un pastel condimentado con somníferos, un viejo aparece con una olla de sopa, suena un teléfono celular con cancioncita festiva. Son ironías de humor negro que rompen el clásico esquema del thriller criminal.

Cine de terror, drama psicológico, comedia negra, absurdo, los géneros coexisten aquí de la manera más natural, mientras la intriga permanece intacta.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.