Cine: 'American Hustle'

 

Estrellas en una divertida y enmarañada misión.

hustle.jpg

Por Pilar Ayuso

American Hustle llegó en el último tren de finales de año para reescribir quinielas e imponerse en la lista de las grandes favoritas a las nominaciones de los Oscar. Divertida, enérgica, vibrante, la cinta está llena de virtudes para encantar a la audiencia y a los académicos. Pero parte del atractivo venía garantizado con su reparto: Christian Bale, Bradley Cooper, Amy Adams y Jennifer Lawrence, estrellas a las que el director David O. Russell ya les supo sacar mucha luz en anteriores filmes: The Fighter –con nominación para Adams y estatuilla para Bale– y Silver Linings Playbook –con nominación para Cooper y estatuilla para Lawrence.

La historia, ambientada a finales de los años 1970, está basada en uno de los mayores casos de corrupción de la política norteamericana, el llamado escándalo Abscam. Un estafador, Irving Rosenfeld (Bale), junto a su socia y amante Sydney Prosser (Adams), son forzados por el agente Dimaso (Cooper) a trabajar para el FBI en una operación encubierta en la que pudieran salir mal parados varios pejes gordos de la política de Nueva Jersey. En el peligroso juego el dúo se ve envuelto en un mundillo de mafiosos y bribones de cuello blanco aun más astutos que ellos. Deberán lidiar con el popular alcalde Carmine Polito (Jeremy Renner), con el mafioso que da miedo (Robert de Niro), y para enmarañar más la misión, con un dolor de cabeza llamado Rosalyn Rosenfeld (Lawrence).

El argumento fluye con ritmo alocado e imparable, ciertamente más concentrado en el aspecto narrativo que en la estética visual –con alta dosis de parlamentos y narraciones en off, con voces que van de un personaje a otro. Colorea el paisaje dramático la original caracterización física y psicológica de los personajes.

Bale, de barriga prominente y peluquín engomado con cuidadoso esmero en los calvos vacíos de su pelambre, resulta ser un timador enamoradizo y noblote. La fiera es ella (Adams), su compañera de correrías cuya identidad reinventa, con sus vestidos que muestran más de lo que tapan, cabellera de salón y seductora danza disco con el policía. Este, Dimaso (Cooper), de día es el agente arrogante y burlón y de noche se pone rulos para ensortijarse el pelo. Y la bomba de tiempo, interpretada por la versátil Lawrence, tonta pero difícil de contener, ama de casa de sofisticado moño con bucles el cual es capaz de mover como una batidora cuando se le sube al cuerpo la chifladura bailando con la canción de Paul McCartney Live and Let Die. Por lo visto, no hay que subestimar el papel que juegan incluso los cabellos de los personajes de este filme hilarante, magníficamente bien contado e interpretado.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.