Cavalli Supper Club

 

Delicias italianas, música en vivo y garbo italiano en North Miami.

cavalli_0.jpg

Sara Liss

Los detalles: Las cosas en Miami nunca pasan de moda…se reinventan así mismas. Ese es el caso del restaurante detrás de Loehmann’s, alguna vez conocido como el Ivy, luego como Bar Rosso y que ahora renace como Cavalli Supper Club. El lugar no guarda relación directa con el diseñador Roberto Cavalli, pero su estilo italiano ciertamente impregna el elegante lugar.

Ambiente: Los propietarios han modernizado un poco el lugar desde su previa reencarnación como Bar Rosso, decorando el comedor con banquetas en cuero negro, chanderliers de cristal y un costoso acuario y bar que sirven de marco a la cocina abierta. El bar, hecho en mármol y con forma de L, es uno de los lugares más atrayentes para tomar un cóctel en el norte de Miami, con muchos asientos y una buena selección de vinos por copa. Los fines de semana, en el patio de atrás se puede disfrutar de música en vivo mientras que los asistentes toman unos vodka martinis en los sofás en cuero rojo.

La comida: Cocina de inspiración siciliana, cortesía del chef Ross M. Stern de los hoteles St. Regis y Ritz-Carlton. La carta posee un aire hotelero con costosos platillos como caviar (incluyendo Beluga rusa por $149 la onza), foie gras y una amplia selección de mariscos crudos que alcanzan precios de hasta $89. Si evitas esos platillos, el menú también ofrece precios al alcance del bolsillo con entradas y pastas que promedian los $14  y platos de fondo que van desde los $22 hasta los $46. La sopa de alcachofa asada y ajo servida con carne de cangrejo y ‘perlas’ de vinagre balsámico encima es una buena manera de empezar la comida. El salmón ahumado de la casa es presentado en forma de filete con un pastel de crujientes papas junto a una crème fraiche de eneldo. Los amantes de los champiñones estarán contentos al probar el porcini triangoli, pasta en forma de pequeñas almohadillas rellenas con hongos bañados en salsa de ajos y servido con trufas negras en tiras encima. Los platos principales incluyen suculentos platos como el bistec de falda orgánico de 12 onzas o la costilla de ternera de 16 onzas con salsa de vino Marsala. Si buscas algo más ligero, ordena el pargo cola amarilla entero relleno con limones y hierbas. Omite el las donuts de pudín de arroz para el postre – muy pesado después de una contundente comida- y opta por el suave y esponjoso tiramisú o el intenso Chocolate Faberge, un pastel en forma de huevo Fabergé con una capa de chocolate blanco Godiva.

Veredicto: Si estás en el norte de Miami y buscas un elegante club donde tomar algunos cócteles, ya sabes dónde ir.

Speak Up!