Catharsis en la Calle Ocho tiene algo para todos

 

Catharsis tiene la virtud de la elegancia, una oferta para paladares gourmets y buena música en un espacio divino.

Catharsis.jpg

Por Néstor Proveyer

Catharsis le espera en las noche, desplegando un glamour mágico y maravilloso con el único objetivo de que la pase bien. Los responsables creativos y activos de Catharsis son Vivian González Díaz, Hernán Stuzer y Marcelo Malvicino, quienes con labor de fina orfebrería han logrado, con elegancia y distinción, la conjunción de buena mesa, divinos tragos y excelente música en vivo en un entorno muy agradable.

El jolgorio en Catharsis comienza los jueves a partir de las 8:30 p.m. con las desenfadas noches de jazz y reconocidos intérpretes de ese género musical. Los primeros jueves de cada mes se celebra el Concierto con aires acústicos, producido en colaboración con A@B Producciones. Este es un despliegue de ingenio y buen gusto que da como resultado un espectáculo diferente con un alto nivel estético. En ello tiene mucho que ver Betania Peña, quien nos comenta al respecto: “La artista Alma Castellano y yo queríamos empezar a producir conciertos diferentes a los que usualmente se hacen en Miami, probando, que el concierto puede ser un pretexto para que el público disfrute la intimidad de un espacio en el que se combina la música, un menú gourmet magnífico y las tradiciones de un determinado país”.

La serie de conciertos comenzó con el listón bien alto, con la presentación de la cantante colombiana María Isabel Saavedra, también compositora de amplio reconocimiento internacional, ganadora de varios concursos de música y con una obra interpretada por nombres de la talla de Rey Ruiz, Andrés Cepeda y Oscar D’León, entre otros. Saavedra se presentó sobria con un vestido blanco, acompañada de sus músicos, compartiendo canciones y vivencias con una intensidad y empatía con el público, que lo mismo se enjugaba una lágrima, que palmeaba o bailaba con frenesí al compás de una cumbia.

A la entrada ofrecen un recibimiento VIP con fotos, brindis de bienvenida en jícara de un sabroso aguardiente colombiano que hace sentir como en casa. La idea, según los organizadores, es hacer un concierto de este tipo mensualmente, con artistas diferentes, tanto locales o que estén de paso por la ciudad para que adornen el evento con las tradiciones del país de donde es originario el artista.

El viernesa las 8:30 p.m. hay otro evento muy creativo, Dining in the Dark ( Cena en la oscuridad), que no es más que un sugerente juego de los sentidos, en el que el cliente mediante el paladar va descubriendo el menú del día, mientras que Castellano junto a su banda, regala piezas antológicas del repertorio internacional.

Para el sábado Castellano presenta su espectáculo titulado Noche de ronda, “que es todo un festín de buena música con la complicidad de Elizabeth Suárez (percusión) y Ernesto Fernández (flauta y ewi). A partir de las 11 p.m., el salón se vuelve una rumba total pues comienza Ladies Night bajo los acordes sonoros de la DJ Mary.

Catharsis tiene una amplia barra con full bar con una variedad de tragos que llevan nombres relacionados con el psicoanálisis: hipnosis, pasión, libido, y uno de los más populares es el llamado locura total (Campari, vermut y jugo de naranja). Para los que vienen con hambre, el chef internacional Carlos Murillo presenta varios platos gourmet con especialidades de pastas, carnes y pescados, pero si prefiere solo una picadita le recomiendo los tostones rellenos con pico de gallo y las croquetas de la abuela. Los jueves y viernes hay happy hour, de 5 a 7 p.m.

Para Mayra Ramos, peluquera y maquillista, ir a Catharsis “es un viaje bohemio y elegante, en un ambiente de maravillas”. Lo mismo piensa el experto en informática Armando Alfonso: “Me encanta el ambiente, su comida y, en especial, su música”.

Catharsis tiene la virtud de la elegancia, una oferta para paladares gourmets y su música en un espacio divino.

Speak Up!