Casa Cañi

 

El club es un rico viaje al pasado.

casa cañi
Yelika Pino y Javier Méndez. Foto: Alvaro Santistevan.
 

Por Manuel Eduardo Soto 

Las personas que repletan los fines de semana el amplio comedor del restaurante y centro nocturno Casa Cañí realizan un viaje virtual al pasado con los cantantes de primera calidad que suben a su pequeño escenario para recordar décadas pasadas con canciones que marcaron época en las voces de Nino Bravo y Polo Montañez, pasando por Los Panchos y José José.

En un ambiente familiar, una concurrencia mayormente madura, pero no anciana --aunque la noche en que El Nuevo Herald visitó el local situado en el suroeste de Miami también había una muchacha celebrando su vigésimo cumpleaños-- puede disfrutar de delicias de la comida española como las célebres tapas, la clásica paella y la crema catalana --por citar sólo algunos platos del tentador menú confeccionado por su propietario, Mario Miranda-- mientras oye los éxitos de su juventud.

''El segundo y el último viernes del mes presentamos un show que se prolonga hasta las 4 de la mañana'', contó Miranda, un canoso, alto y fornido policía de Sweetwater que cuenta con orgullo que fue guardaespaldas de Jorge Mas Canosa durante 17 años. ``Tenemos regularmente, los siete días de la semana, un happy hourde 4 a 9 p.m en el que ofrecemos la fórmula 2x1 para las damas''.

El animador del espectáculo, Rogelio García, merece un capítulo aparte, porque aunque parece un cliente más del sitio, conversa espontáneamente con el público y poco a poco va contando chistes e historias con doble sentido, pero sin caer en la vulgaridad, que hacen reír de buena gana a los presentes.

Con sus intervenciones entre número y número bastaría para ir a divertirse una noche de viernes, según comprobamos, y renovar así el espíritu para la semana siguiente.

A las 9 de la noche se inicia el desfile artístico con la actuación del trío Voces de Cuba, especializado en las canciones que hicieron famosas el trío Los Panchos en la década de los años 50.

Armados con un requinto, una guitarra y un par de maracas, los tres miembros del grupo hicieron suspirar al público con sus interpretaciones de boleros clásicos como Sin ti, Contigo, Elreloj y La barca, que hicieron retroceder el calendario en varias décadas a los comensales cincuentones sentados en las mesas o en la barra que ofrece una amplia variedad de tragos tradicionales junto con vinos importados de España, Argentina y Chile, según informó Miranda.

La decoración del local es 100 por ciento española, con motivos taurinos y de calles de la Madre Patria, arcos típicos de las construcciones españolas. Adicionalmente, el local cuenta con un amplio estacionamiento gratuito en el centro comercial donde funciona.

Casa Cañí abrió sus puertas hace 12 años, pero Miranda y su socio, el uruguayo César Leoni, lo compraron hace un año y lo remodelaron para que tuviera capacidad para 150 personas cómodamente sentadas. Un equipo de 15 personas se encarga de servir amablemente a los visitantes.

Siguiendo con el desfile artístico, le correspondió el turno a Pedro Bello, quien sorprendió con su excelente voz interpretando con el acompañamiento de pistas América, al más puro estilo de Nino Bravo, recibiendo luego igual reacción del público cuando cantó magistralmente El triste, compuesta por Roberto Cantoral y popularizada por José José.

Pero cuando la locura invadió Casa Cañí fue cuando subió al escenario el joven y talentoso cantante Sirio, quien hizo revivir al desaparecido cantautor cubano Polo Montañez con sus contagiosas versiones de Porque yo en el amor soy un idiota y El guajiro natural, haciendo que parte del público no resistiera abandonar sus sillas para bailar los temas que representaban una época tan especial en su Cuba natal.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.