Carteras de lujo

 

Cada mujer lleva una cartera que la identifica, y Tiffany tiene unas notables y lindas.

Cartera Tiffany

Ivonne Gómez

Una mujer sentada en un restaurante, una que toma una copa de vino en un coctel o simplemente una que corre de prisa para tomar un avión en el aeropuerto, cada una lleva una cartera que la identifica y es en sus necesidades y estilos que Richard Lambertson y John Truex, directores de diseño de colección de accesorios y carteras de Tiffany, encuentran nuevas propuestas que ofrecer.

``Caminar simplemente por Bal Harbour es encontrar inspiración, ver a las mujeres mientras toman un café o

salen de compras'', describe Truex, quien junto con Lambertson presentó recientemente en Tiffany-Bal Harbour su colección de carteras y accesorios para la primavera 2011.

``También nos encanta visitar en Miami las tiendas de antigüedades de Biscayne Boulevard, hay muchas cosas en ellas que también nos inspiran'', agrega.

Cada pieza de la colección está diseñada con la intención de capturar la novedad de la estación, el color de los jardines en flor. ``Nos concentramos en un espectro de colores que va del blanco a los neutrales clásicos, así como en texturas y siluetas modernas que a la vez perduran'', describe Lambertson.

De estudiadas proporciones, la colección presenta carteras para una noche especial, así como las diversas actividades de la vida urbana, interpretadas en satenes adornados con cristales y lentejuelas, así como en bambú, mimbre, pieles de lagarto y culebra. Tienen diferentes nombres como la Cleo bucket bag, el Dahlia satchel o el Blaine clutch.

Pero todas las carteras tienen algo en común, vienen forradas en una piel teñida con ese azul distintivo del lujo de Tiffany y con herrajes de la marca. Son fabricadas en talleres de Italia y Estados Unidos.

Las billeteras hacen juego con las bolsas en textura y tonalidades. ``Siempre diseñamos en conjunto, cada uno crea una pieza acorde con lo que haya creado el otro'', explica Truex.

Lambertson y Truex, quienes residen en Nueva York, son reconocidos por crear accesorios sofisticados que no pasan de moda. Antes de vincularse a Tiffany & Co, en el 2009, eran propietarios y directores creativos de Lambertson Truex. En el 2000 compartieron el premio del CFDA (Council of Fashion Designers of America) al diseñador de accesorios del año, además del premio del ACE (Accesories Council Excellence) a excelencia en el diseño.

Lambertson se desempeñó como vicepresidente senior y director creativo de Bergdorf Goodman y en 1990 fue nombrado director de diseño de Gucci. Truex, graduado en la Universidad de Cincinnati, fue vicepresidente de diseño de la compañía de accesorios Carlos Falchi y en 1996 director de diseño de CK Calvin Klein.

La colección de accesorios de Tiffany empieza en los $95 y puede llegar a los $17,000. Más información en tiffany.com.

Speak Up!