Carlos Bunga: Metamorphosis

 

Carlos Bunga: Metamorphosis es la primera exhibición individual en los Estados Unidos de Carlos Bunga, artista nacido en Oporto, Portugal, en 1976.

bunga.jpg

Adriana Herrera

Carlos Bunga: Metamorphosis es la primera exhibición individual en los Estados Unidos de Carlos Bunga, artista nacido en Oporto, Portugal, en 1976. Una doble instalación realizada in situ en el Miami Art Museum, revela, según la curadora Rina Carvajal, cómo, a partir de ``un interés particular entre la conexión de lo pictórico y lo arquitectónico, Bunga investiga los espacios urbanos y la naturaleza transitoria de las estructuras arquitectónicas''.

Existe una interesante conexión entre la obra de Kurt Schwitters y la de Bunga. El primero insistió en seguir pintando en medio de la avalancha dadaísta de la que formaba parte y en lugar del desdeño por un medio considerado retiniano, transformó la lógica pictórica. Durante años la incorporó a su Merzbau, un proyecto de incesante transformación en el espacio de su estudio en Hanover que imbricaba colores, formas, detalles con elementos escultóricos, arquitectónicos, e incluso con objetos que ``encontraba'' (o sustraía ocasionalmente) en los espacios de sus amigos.

De este proyecto-estudio único que fue su gran obra y que sólo colapsó bajo los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial se dijo que de algún modo contenía la vida de los dadaístas y de su época violenta. Bunga usa el principio de la caja dentro de la caja para revestir los espacios de un museo o galería con una nueva piel hecha de cartón, cinta adhesiva y pintura, que refleja las contradicciones de la urbe actual.

Durante semanas convierte esos espacios en su estudio temporal y armar nuevas y precarias estructuras arquitectónicas que se yuxtaponen o fusionan con las paredes originales, configurando una suerte de maqueta gigantesca que acaba por cubrir la construcción original. Luego, en un proceso sucedáneo al de las transformaciones de Schwitters en su estudio, Bunga ejecuta un performance y rasga o mueve muros, revela detalles de los interiores antes ocultos, moviliza la relación entre interior y exterior, y hace evidente en una acción concentrada lo que en realidad sucede en las ciudades por la acción del tiempo. Si la pintura es un elemento clave para dar verosimilitud a la ficción del espacio, que logra simular fachadas, puertas, espacios vivos y habitados, aunque no incluya ningún elemento figurativo, basta un manchón rojo que se revela detrás de un muro blanco para que lo que estaba adentro, como Bunga afirma, ``pase a estar en la parte exterior en forma de memoria y ruina''.

Sus espacios ``pseudo-urbanos'' están hechos para que la gente se mueva en ellos, los espíe, experimente su movilidad tanto como las cargas de memoria que contienen todas las paredes del mundo y que él evoca a través de la pintura y del relieve sobre muros de cartón que dan señales de su artificialidad. A través de sus armazones, el espectador advierte que realmente toda arquitectura es orgánica, que esplendor y ruina son contiguos. Una vez terminan las exhibiciones, de las ciudades transitorias de Bunga sólo queda la documentación fotográfica.

En el MAM una ciudadela de impolutos exteriores blancos, acabó fusionándose con otra donde por primera vez levantó una columna pintada en un color azul que recuerda el Art Decó de Miami Beach. Tras el performance aparecieron corredores laberínticos de cartón desnudo, pero se sostuvieron las fachadas en tonos pasteles y los pisos empezaron a albergar rastros. En el caso del manchón rojo detrás de un muro; en el mismo uso de cartón que se emplea en los espacios periféricos de la urbe, otros detalles descubren el lado íntimo --pero también social-- de la arquitectura, con el efecto de una casa súbitamente destechada por un bombardeo. Como los cortes transversales que Gordon Matta-Clark realizaba en espacios en demolición reflejando la vida de las minorías en los Estados Unidos. ``Detrás de estos ambientes cargados psicológica y políticamente --precisa Carvajal-- subyacen urgencias contemporáneas relacionadas con demografía, inmigración, disparidad socioeconómica y con la fragilidad de la vida en la ciudad contemporánea''.

Los performances de Bunga son una catarsis: no es azar que guarden cierta relación con las acciones del grupo Gutai en Japón en la posguerra. En el acto de arrancar ``esa especie de segunda piel'', de ``proyección del cuerpo'' que para él son las construcciones, con las cuales, ``nosotros, individuos mortales y frágiles, buscamos una protección'', se exponen sus contradicciones, su sujeción a la mutación y a la ruina, sus disociaciones, aunque sobretodo privilegie el cambio.

Su anterior exhibición se llamó precisamente Heterotopías. El término de Michel Foucault remite al estado en que es imposible hallar un estado de residencia permanente y un lugar común para cosas disímiles situadas en espacios incompatibles. Esa dificultad de cohesión entre los mundos socio-culturales que convergen en las ciudades entraña su posible colapso. Al tiempo, el cambio es tan inevitable y natural como sucede con los organismos vivos. Los efímeros cosmos urbanos de Bunga son laboratorios de observación de las contradicciones a las cuales se abocan las ciudades en incesante expansión.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.