Botequim Carioca

 

Pura energía brasileña

10_277.gallery.jpg

Por Sandra Palacios

Los brasileños tienen todo lo necesario para ser los más alegres: samba, caipirinhas, garotas, mujeres lindas y la mejor energía. Así que si el plan es relajarse después del trabajo con coctel en mano, gozar de buena música o disfrutar de una gastronomía exótica y variada, Botequim Carioca es el lugar, un espacio que reúne lo mejor del país sudamericano, en pleno downtown de Miami.

Justo en frente de la American Airlines Arena, Botequim Carioca se alza en medio de esta creciente zona con un local acogedor en el que el rélax y la buena vibra son lo más importante. Quienes han pasado por Biscayne Blvd., después de las 6 de la tarde, saben que, debajo de los parasoles rojos que cubren la parte exterior de Botequim, está repleto de clientes felices gozando de la gran variedad de tragos que ofrece su happy hour, de música en vivo y del espectacular ambiente del centro de la ciudad.

Sin pretenciones glamorosas, el local se acomoda a las necesidades de los visitantes del downtown, quienes buscan un lugar relajado donde desabrocharse la corbata y soltarse el pelo luego de una extenuante jornada de trabajo, sin muchas complicaciones y con una atención amable. El local ofrece una decoración sencilla, en la que colores como el verde y el amarillo --de la bandera del Brasil-- predominan en el espacio celebrando el orgullo patrio; sencillas mesas y sillas de madera, un salón interior acompañado de una conveniente barra y un patio exterior perfecto para gozar del buen clima.

Al bar, todos llegan en busca de esa perfecta caipirinha ($7.5-$8.5), preparada con cachaça, limón y azúcar, para calmar la sed, y la pueden conseguir con diferentes tipo de cachaça, o en alguna de sus variedades, como la Caipifruta, con frutas exóticas para añadirle un toque especial a la bebida, o el Caipisake, con sake, limón y azúcar.

También, para los que optan por otro tipo de coctel, los mojitos, martinis, cubalibres, manhattans o margaritas están también a la orden del día ($6-$12). Y para los amantes del vino o la cerveza, el menú no los deja fuera con una buena selección de marcas importadas y locales.

Y si la cosa es de hambre, o quiere picar algo con los amigos mientras disfruta de un buen trago, la carta deleita a los asistentes con una buena selección de platos tradicionales brasileños, como el caldinho de feijao --un apetitoso estofado de frijoles negros--, el bolinho de bacalhau --dumplings fritos de bacalao-- o el plato insignia del local, picanha do Botequim --un jugoso lomo de res servido con anillos de cebolla--, por nombrar sólo algunas delicias.

Es así como Botequim Carioca ofrece plan para todos los gustos. Una de sus horas más concurridas es por supuesto el happy hour, que recibe tanto a compatriotas como extranjeros, todos embrujados por las gracias brasileñas. Todos los jueves, las consentidas son las mujeres, con caipiroskas de cortesía, de 7 a 10 p.m., además de karaoke y otros especiales. Mientras tanto, los viernes, las caipirinhas cuestan $5 y la jarra $23, la oportunidad perfecta para compartir con amigos la bebida brasileña.

También, aprovechando la conveniencia de su ubicación, en plena área de espectáculos y eventos especiales, Botequim ofrece un 10 por ciento de descuento en la cena a quienes vaya a disfrutar de algún show en la AAA o el Adrienne Arsht Center for the Performing Arts, o cualquier otro escenario de la zona, además de valet parking durante toda la noche en el estacionamiento del restaurante. • 

Speak Up!