Bella Rose

 

Bella Rose es un buen lugar, sin presiones a la entrada ni en la barra, lo importante allí es relajarse y disfrutar.

spanish pic.jpg
Leon Nieuwayot, Natalie Eskert y Karla Corona. Foto: Alvaro Santistevan.
 

Por Sandra Palacios

Para nadie es un secreto que por estos días, para tener ''derecho'' a sentarse a una mesa en un club de South Beach, se deben consumir cierta cantidad de botellas, después de hacer la fila afuera, y todo lo demás. Por eso es bueno encontrar en La Playa un lugar como Bella Rose, donde lo más importante es divertirse en medio de un acogedor ambiente artístico y rumbear al mejor estilo del South Beach de antes.

Uno de sus mayores atractivos es la fiesta de los domingos, Black Sundays, de la que el entrepeneur y creativo Alexis Mincolla es su anfitrión. El artista de Boston sale del cajón para darle a la noche dominguera un giro inesperado, mientras realiza una suerte de ''asesinato'' en el baño a una de las celebridades asistentes, para luego filmar un video construido cuadro a cuadro a punta de fotos, y más adelante ponerlo en la internet.

Es un poco complicado de entenderlo sin estar allí, por eso hay que verlo para creerlo. La noche de nuestra visita, Brian Anthony, autor de la novela South Beach, quien participó en la pasada Feria del Libro de Miami, fue la celebridad asesinada.

''Estoy muy emocionado de estar aquí esta noche para vivir en persona esta locura que Mincolla se ha inventado, luego a bailar un buen rato y mañana veremos el resultado en la web'', nos dijo Anthony emocionado.

Es la primera vez que en South Beach se crea una fiesta con un after-product, además del cliché de las típicas fotos grupales, de niñas y niños bonitos ''enfiestados'', que se muestran en sitios web sociales como 6 Degrees.com. Esta vez, sus dueños Keith Paciello, hermano del empresario de clubes nocturnos Chris Paciello, y Alfred Spellman, propietario de Rakontur Films, que produjo la película Cocaine Cowboys, se han dejado tentar por la afición de Mincolla por el horror, para ofrecerles a los miamenses un lugar como él mismo: excéntrico y divertido.

Pero no sólo los domingos se puede disfrutar de Bella Rose. El local, que cuenta con una larga lista de clientes famosos como Denis Rodman o Lindsey Lohan, ofrece diversión garantizada, de jueves a domingo. La movida arranca con la fiesta Thuggery Videomixing, los jueves, con el DJ Tom Laroc; los viernes la noche es de Group Therapy Fridays a cargo del DJ Selfborn; los sábados Elitism 4 Everyone pone a todo el mundo a bailar con las mezclas del DJ Mixer; y el domingo, su fiesta magistral, Black Sundays está a cargo de los sonidos del DJ Johnny The Boy.

En las bandejas la música varía, desde house, minimal y techno, pasando por el hip-hop, la vieja escuela y el funk, hasta los clásicos ochenteros. Dos pantallas colgadas en la pared proyectan algunos videos, mientras que los cuerpos se mueven sin parar, en una pista donde no hay espacio para los prejuicios.

Y para calmar la sed de los rumberos --o del ``asesinado''--, una barra expone en las paredes de fondo unas imponentes rosas alusivas al nombre del local, y ofrece una gran variedad de tragos, shots, cervezas y cocteles con espeluznantes nombres, como el Throat Slitter, mezclado con whiskey, y jugos de granadina y cranberry; el Black Death, con Jaegermister y cranberry schnapps; o el Sombie Juice preparado con vodka, licor de melón, sour mix y un splash de soda de limón. Los precios de los cocteles oscilan alrededor de los $12.

Para los que quieran refrescarse con un sitio diferente, buena música, buenos tragos y un concepto original, Bella Rose es un buen lugar, sin presiones a la entrada ni en la barra, lo importante allí es relajarse y disfrutar.

Speak Up!