Baru Urbano

 

El sitio lo tiene todo y sería un pecado perdérselo.

dan.jpg
Daniela Díaz. Foto de Alvaro Santistevan.
 

Por Betsai Tome

Con sólo entrar a Baru Urbano resto-lounge se puede sentir la calidez de esta casita de madera que lleva por nombre el de una isla colombiana al norte de Cartagena. Y es que en medio de edificios de frío cristal, su encanto ha logrado conquistar el corazón financiero de Miami.

Dos reconocidos empresarios colombianos, Nicolás Hoyos y Juan Carlos Pardo, son los propietarios de este lugar que abrió hace un par de meses y ya cuenta con una amplia clientela que acude fielmente al que llaman su segundo hogar. Ubicado en plena zona de Brickell, logra sobresalir de los demás resto-lounges por su concepto íntimo que le añade ese toque bohemio que tanta falta le hacía a esta área tan concurrida de la ciudad.

Al llegar al lugar es preciso subir los escalones de lo que aparenta ser una cabaña en medio del bosque, de no ser por sus llamativos muros con graffiti callejero trabajados por tres talentosos artistas. La decoración de cruces, velas, santos y espejos reflejan el espíritu alegre y colorido del sitio, con matices latinos.

Sus lindas mesas con manteles blancos invitan a los visitantes a probar su exquisita gastronomía. Ahí descubrirán que, además de su conveniente menú diario, el reconocido chef Federico Olivares se ha prometido seducir con especialidades más sofisticadas. Tal es el caso del Salmón Amaretto, cuyo elegante filete luce en el plato acompañado por una guarnición de hongos y de coquetas almendras rociadas con orégano.

``Vengo entre semana por el almuerzo, que es riquísimo y rapidísimo'', dice Lorena Rojas, agregando que los fines de semana viene con sus amigas a cenar, para luego continuar la rumba sin necesidad de ir a otro lugar.

Si el visitante se detiene a apreciar su ecléctica decoración, se encontrará con una colección de placas de autos. Continuando el recorrido por sus paredes de ladrillo de un rojo escarlata, se verá alumbrado con candelabros de principios del siglo pasado. La luz tenue que proveen es suficiente para reconocer las señales de tránsito que conducen a una encantadora terraza, del tamaño ideal para tomar unos tragos y conversar en su espacio, delicado y sensacional para pasar un buen rato con amigos o enamorados.

Pero Baru Urbano sorprende a sus visitantes, pues no sólo cuenta con una terraza sino con dos. Y para el plan de la noche la idea es disfrutar de ambos ambientes, ya que si se viene a cenar, al llegar a la segunda terraza las ganas de rumbear nos asaltan.

Antes de llegar a la segunda terraza hay una bien iluminada barra de lámina, encargada de servir tragos hasta altas horas de la madrugada. Y si bien la lista de tragos es muy completa, resulta imposible para el bartender no servir una copa de Baru, la bebida anfitriona del lugar, de provocativas fusiones de acai spirit y tomillo.

Para Romina García, residente de Brickell, además de ser un punto de encuentro, Baru Urbano es uno estratégico. ``Me encanta venir después del trabajo a tomarme uno o dos tragos y ver pasar a la gente por la calle'', señala García.

No hay lugar a confusión al llegar a su segunda terraza: ahí la música vibra más fuerte y la gente disfruta del ambiente, porque además de encontrarse a desnivel de la acera, se ingresa a otro nivel de diversión, donde las paredes cubiertas de propaganda de conciertos pasados prometen encender su noches de rumbita y pasión.

A partir de las 11, románticas luces se encargan de prender la rumba y de iluminar los rostros de la clientela que se divierte cantando los grandes éxitos de Carlos Vives, Fonseca y Juan Luis Guerra.

``Conozco a la gente que viene con regularidad y uno se hace de amigos con facilidad. Podría decir que no me siento en Brickell sino en una fiesta en el salón de mi casa'', señala Manuel Reis, cliente frecuente del lugar.

Baru Urbano se encargó de que los sitios pretenciosos de la zona sean parte del pasado. Rompió esquemas, trazando nuevas opciones en el mapa nocturno de la ciudad. Se ha posesionado de lo más in con intenciones de prevalecer y no ser de una temporada y luego desaparecer. El sitio lo tiene todo y sería un pecado perdérselo. • 

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.