Arte: Sarmiento y Martínez

 

Depurado oficio pictórico

483526_350343048399686_529182367_n.jpg

Dennys Matos | Crítico de arte y curador

Y earnig and Desire, 2013, presenta la obra más reciente en papel producida por dos noveles artistas cubanos: Maikel Martínez (Pinar del Río, 1977) y Eduardo Sarmiento (Cienfuegos, 1980). En los últimos años, ambos han tenido una presencia importante (sobre todo Sarmiento) en espacios expositivos de Miami. Una de las cosas que destaca en la muestra, curada por el crítico de arte y curador Ricardo Pau-Llosa, es la cuenta que dan los dos autores de un depurado oficio pictórico. Martínez con el empleo del óleo en 10 obras, hace gala de estar dotado de un dominio incontestable de las reglas técnicas que rigen los canon académico de la pintura. Entre tanto Sarmiento, en igual número de obras y también sobre papel, visita con un gran rigor técnico los registros expresivos del dibujo, pero añadiendo a ello esa apariencia gráfica de estilo narrativo surreal con cierto sabor a las obras del artista norteamericano Jim Nutt.

Yearnig and Desire produce un ameno contraste entre, por un lado, los dibujos de Sarmiento con el lápiz y las gradaciones entre el blanco y el negro como colores dominantes en todas las obras, para introducirnos en un particular mundo imaginario, mitad humano y mitad mitológico. Y, por el otro, las pinturas de Martínez que explota la opacidad del color y la luz para abordar escenas de paisajes, entre lo tenebroso de las sombras y la euforia de una claridad con intensidad creciente, tan dados a la sensibilidad del romanticismo pictórico europeo de finales del S XVIII y principio del XIX. Sarmiento, en cambio, nos sumerge, con una elegancia de estilo que combina tanto recursos expresivos de la ilustración como también de la plasticidad pictórica, en el mundo poético de las dualidades. Y ello se articula como, por ejemplo, Nurturing desire, 2013, a partir de estructura de oposiciones: femenino y masculino; historia y mitología; realidad y ficción. Hay elementos de expresión en la obra de Sarmiento que nos lleva a un mundo de apariencia y magnitudes surrealista, imaginario, marcado por la presencia de la figura humana y también animal como en The dance of desire I y II, 2013. La corporalidad femenina o masculina está indeterminada, y tan musculado y algo grotesco en sus formas y volúmenes se presentan los atributos del género tanto masculino como femenino. El misterio que lleva implícito la narrativa de Sarmiento, se ve aun más enfatizado al hacer intervenir en ella esta especie de duende negro mitad humano, mitad animal. Un extraño personaje que, en su fisonomía, nos recuerda al Güije, esa figura de la mitología popular cubana habitante de ambientes rurales, a quien se describe como un diminuto negrito desnudo con facciones grotescas, ojos saltones y envuelto en bejuco. Su presencia, sus diabluras con tintes oníricos son las que parecen unir el cuerpo y el alma, el deseo y el desamor, como un intento de sobre pasar la soledad hermética en la que permanecen los personajes de Sarmiento.

En Martínez, asistimos a una reinterpretación de los códigos pictóricos que definen el lenguaje de la pintura romántica, pero plasmado desde las perspectivas que ofrece los recursos de la fotografía contemporánea. De ahí que estas pinturas, como por ejemplo la serie From the series Mile 45, 2013 tengan a primera vista esa apariencia de fotografía, de captación o congelamiento de un instante de la realidad que es, esencialmente, lo que distingue y diferencia al arte de la fotografía del resto de las artes. Martínez evoca en muchas de sus obras los dos elementos que hacen la génesis del paisaje, el agua y la tierra. El agua a través del mar pero también a través de esas nubes que, adquiriendo diferentes formas y volúmenes, distintos tamaños y colores, se hacen omnipresentes en todas las obras. La tierra, se despliega como si fuera un mar en las obras From the series Rite and silences, 2013, unas veces de modo explícito, otras veces como suaves insinuaciones. Son paisajes de mirada ensimismada que nos convocan a la meditación sobre nuestros propios sentimientos.

Speak Up!