Arte contemporáneo: Ritos de Iniciación por Michael Vasquez

 

Instalación multimedia en la galería Fredric Snitzer explora el fenómeno de las pandillas urbanas

fe-flacontemporary_t607.jpg

JANET BATET | jbatet@hotmail.com

No es una sorpresa para nadie. Uno de los mayores problemas de la urbe contemporánea es el creciente y acuciante fenómeno de las pandillas urbanas o street-gangs.

Esta pandemia, que como carcinoma corroe nuestra sociedad, se dirige a un público cada vez más joven para engrosar sus filas, aprovechando la necesidad de reafirmación y pertenencia de grupo que caracteriza el paso de la infancia a la adolescencia.

En el caso específico de la Florida, se identifican más de 1,000 de estas bandas con alrededor de medio millón de miembros en su totalidad y su distribución se extiende desde Pensacola hasta Key West.

Justo en esta línea de indagación se inscribe la propuesta artística de Michael Vasquez, cuya tercera muestra personal, Rites of Passage, se encuentra abierta al púbico en la galería Fredric Snitzer, en el Wynwood District.

Graduado de la New World School of Arts (NWSA) en el 2005, la obra de Michael Vasquez (St. Petersburg, 1983) tiene un sentido autobiográfico.

Hijo único, de padres inmigrantes (madre polaca y padre puertorriqueño), Vasquez fue criado por su madre. Desde su temprana adolescencia, el artista se sintió atraído por el mundo de las gangs que reemplazó los valores típicos de una familia tradicional que el artista no tuvo.

La obra de Vasquez se inscribe en el género del retrato cuya función dentro de la Historia del arte está directamente asociada con la exaltación del poder simbólico y económico.

Apoyándose en los códigos visuales que tipifican a los pandilleros (gestos, colores, tatuajes, atributos del vestuario, etc), Vasquez explora rasgos psicosociales fundamentales inherentes al humano tales como poder, masculinidad, aceptación y hermandad; todos ellos búsquedas cruciales durante la etapa de la adolescencia.

Los personajes retratados por Vasquez son conocidos del artista, con los que compartió en su temprana adolescencia en St. Peterburg. Muchos de ellos estaban entonces afiliados a los Young Bloods (YBs) que a su vez formaban parte de una organización mayor de carácter nacional: The United Blood Nation, fundada en 1993. Sin embargo, la mayoría de ellos, hoy adultos, han abandonado estas agrupaciones.

Rites of Passage es una instalación multimedia que recrea la perspectiva de un niño, que sin la presencia del pilar paterno -como Vasquez- crece amparado por la pandilla del barrio.

El artista utiliza como contexto espacios citadinos abandonados o zonas en construcción que se convierten en eco de ese estado de transición que experimentan los protagonistas de la obra. Y es que el sentido de eco o reiteración es fundamental en esta serie por varias razones.

En primera instancia porque, a diferencia de series anteriores, el artista no hace sesiones fotográficas para esta serie sino que se vale del extenso archivo creado con anterioridad para sus series pictóricas.

Desde el punto de vista narrativo, la reiteración de la imagen es el leitmotif que cohesiona y da sentido a esta serie, donde el factor temporal deviene elemento clave.

Una vez que el visitante se adentra cauteloso en el ambiente derruido donde materiales de construcción reciclados se articulan en improvisadas arquitecturas, nos sobrecoge la multiplicación de las figuras que se desdoblan apuntalando el sentido temporal de esta serie. Este efectivo recurso narrativo es reafirmado por la peculiar recomposición del espacio que a modo un tanto cubista busca recrear el espacio a través del tiempo.

En una de las instalaciones, el artista nos presenta lo que podría resumirse como fotogramas de una secuencia cinematográfica. En perspectiva ascendente aparece un puente endeble que conduce a la nada. Cinco fotografías resumen la escalada dentro del mundo de las pandillas de un adolescente. El empleo efectivo de la escala y la perspectiva de cada imagen dan unicidad a estas fotografías que no se corresponden con un mismo individuo, reafirmando así el sentido de que no estamos en presencia del sujeto sino de una entidad.

Dos de estas figuras, llaman especialmente la atención por el uso de la imagen positiva y negativa. En la imagen fotográfica, la figura, de perfil, sostiene una botella de cerveza. Justo delante de sí, el artista coloca la imagen hueca de la silueta de la que sale el humo del cigarrillo.

Desde el punto de vista formal, destaca el empleo del color rojo, ya sea a través de las bandanas, las cajas de cigarros o los vasos.

Excelente puesta en escena, Rites of Passage constituye una exposición medular dentro de la carrera de Vasquez erigiéndose, a mi juicio, en un giro fundamental dentro de su obra.

La muestra rebasa el mero retrato del pandillero que caracterizara su obra anterior para convertirse en una indagación más trascendental acerca de la necesidad de aceptación y pertenencia durante la adolescencia, ese siempre difícil rito de paso hacia la adultez.

Speak Up!