Art Basel Miami Beach: Zonas de la mirada contemporánea

 

16 galerías con un proyecto singular

IMG_3362_0.jpg

Adriana Herrera | Crítica de arte

En Art Positions de Art Basel Miami Beach participan 16 galerías con un proyecto singular de un artista. Los participantes nacieron en su mayoría en los años 1980, y en conjunto permiten rastrear zonas de exploración del arte cómo la relativización de significados y clasificaciones.

La galería local Spinello Project presenta a la argentina Agustina Woodgate. Fundadora del proyecto bilingüe, en vivo y conectado a la red, Radio Espacio Estación, sitúa su arte en “el intercambio con los otros, más que en el encuentro entre un observador y un objeto”, y apuesta por la elaboración –y renovación– colectiva de significados. En New Landscapes imagina reconfortantes opciones para el mundo.

Julieta Aranda (Galería Mor Charpentier) mexicana radicada en Londres y coeditora de la revista e-flux explora las redes de circulación –de información, objetos, ideas– que condicionan la existencia sin que nos demos cuenta. Aranda provoca interferencias en algunos sistemas, por ejemplo alterando las las coordenadas geográficas que marcan la medición del tiempo, y al hacerlo muestra que los flujos de datos sobre numerosos campos –como los mapas o como el dinero– responden a visiones de mundo a menudo determinadas por los poderosos.

Como a otros artistas de su generación le interesan proyectos arquitectónicos reales y crea narrativas especulativas sobre construcciones urbanas que fueron anti-utópicas.

Felipe Arturo (La Central), correlaciona urbanismo y arquitectura con cultura y sociedad en proyectos escultóricos o instalaciones. En Ten Letters retoma el legado de los grupos como Noigrandes que exploraron relaciones entre poética, forma y política. La también colombiana Leyla Cárdenas (Casas Riegner) comparte con artistas de su generación – como el mexicano Gabriel de la Mora– la investigación del tema del tiempo reflejado en objetos como las paredes de las viejas casas de sus ciudades. Rescata fragmentos como documentos únicos sobre la confluencia de tiempo, historia y cultura.

El mexicano Pablo Rasgado (Arratia Beer) confronta sagazmente la arquitectura que alberga los museos y el sistema de comercialización de arte con varias estrategias. Una de éstas es vender sus bellas abstracciones sobre muros por centímetros. El coleccionista elige el detalle que prefiera y el artista mide y secciona. La obra se tasa por medidas. Nathan Peter (PSM) e Ivan Seal (RaebervonStenglin), en su afán de renovarla, abordan la pintura de actos u objetos que consideramos banales.

El cuestionamiento de categorías marca también a la argentina Irene Kopelman (Galería Labor), quien estudia los modelos que se usan en distintos campos. Enfrenta el contacto que una persona tiene con el paisaje con la experiencia de percibirlo a través de una obra de arte, y a través de este y otros ejercicios, evidencia el modo en que construimos esquemas del mundo.Christian Flamm (Fonti) crea su propio alfabeto. Matt Keegan (Altman Siegel Gallery) explora deslizamientos entre la imagen y la palabra a partir de un set de fotografías análogas primariamente usadas para fuentes comerciales. Paulo Vivacqua (Galería Laura Marsiaj) usa la conexión entre sonido y formas para abordar la sobre estimulación de una civilización exhausta, que con todo “controla y clasifica nuestra atención”. Sus obras proponen ir a la deriva y reconstruir la red de significados.

El japonés residente en Dublín Atsushi Kaga ( mother’s tankstation) ha creado un alter ego, Bunny, y varios personajes, y con recursos como los collages cosidos aborda con aparente ingenuidad la compleja vivencia de la identidad contemporánea.

El artista turco Asli Cavusoglu (NON) aborda en sus imágenes de la fotografía otomana “la pérdida de información histórica en tiempos de rupturas políticas”. La rumana Andra Ursuta (Ramiken Crucible) mezcla referencias cruzadas en sus esculturas con materiales ordinarios, como los empalamientos realizados por el oscuro gobernante medieval que originó la leyenda de Drácula y una cita a una escultura de Brancusi. De este modo, refleja la movilidad de referencias en la aldea global.

La texana-neoyorquina Colby Bird (Fitzroy Gallery) revisita una práctica hoy recurrente: la intervención de viejas fotografías anónimas que plantean dilemas sobre lo que es y no arte. Al re-fotografiarlas asume conceptualmente áreas –como la flora y fauna– que suscitan desconfianza en el arte contemporáneo.

LaToya Ruby Frazier, nacida en 1960 en Pensilvania (Galerie Michel Rein) interroga la frontera entre autorretratos familiares y documentación social. Retoma modos de representación de otros siglos y la intensa subjetividad del siglo XXI, plagado de referencias y al tiempo perdido entre éstas.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
No match: "system:host = m.miami.com >>> miamibootstrap"
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.