Armadura para vestir, arte para reflexionar

 

Nacida en Milano, Marzia G. (Marzia Delle Cave) se crió en Venezuela. Quizá por eso desarrolló un sexto sentido por los gustos de la mujer latinoamericana.

Marzia G
la diseñadora Marzia G.
 

Mercedes Soler

Nacida en Milano, Marzia G. (Marzia Delle Cave) se crió en Venezuela. Quizá por eso desarrolló un sexto sentido por los gustos de la mujer latinoamericana.

En particular, aquélla de aclamada belleza internacional. "A la mujer venezolana le gusta lucir bien'', afirma G.

Aprestándose para mostrar su nueva colección de collares en Dominique, la boutique insigne de Coral Gables, la diseñadora rememoró sobre sus inicios autodidactas, elogiando al padre que la inspiró. "Mi papá fue arquitecto en Florencia. Era escultor y pintor. En 1976, cuando me casé, mi esposo tenía unas tiendas de ropa de mujeres y empecé ahí. En el 1983 cerraron las importaciones [a Venezuela] y nosotros abrimos una tienda que se llamaba Cómplice. Yo lo diseñaba todo, zapatos, cinturones, ropa. Después hubo una época en el 2001 que se empezaron a usar los jeans bordados y decorados y yo me volví loca. Hice unas cosas espectaculares. Tanto fue el éxito que nos fuimos a montar un showroom en Milano''.

La diseñadora depuró su estilo tosco y expandió su marca en Italia manteniendo Sudamérica como base. La incertidumbre política en Venezuela la instó a mudarse a Miami definitivamente. Fue aquí que decidió dedicarse exclusivamente a la joyería. "Con las joyas no necesito tallas''.

Las gargantillas creadas por esta artista no pasan desapercibidas. Lucirlas atrae comentarios, conversación y la inspección de quienes quieren tocarlas para distinguir su excentricidad. A diferencia de gran parte de la prendería moderna, G. crea sus collares a raíz de objetos antiguos obtenidos durante sus andanzas por el mundo. "Todas las piezas tuvieron una vida anterior'', indica. Su colección africana, por ejemplo, consiste de vestigios arqueológicos obtenidos de un museo en el Congo. Otras incluyen cuentas, monedas, caracoles, colmillos de animales y piedras semipreciosas talladas y montadas sobre platería arcaica, cadenas corroídas y hasta malla de metal del Medioevo. Aparentan una armadura gótica; un talismán para protegerse de un mundo caótico.

"Mis piezas son asimétricas, salvajes, agresivas'', acentúa la menuda creadora que habla cinco idiomas, trabaja sin asistentes y emana la fuerza de una tigresa al describir el trasfondo conceptual de su arte para vestir. "No pienso que la mujer tenga que ser suave. El simple hecho de ser madre te da una capacidad que el hombre no tiene'', expresa la madre de tres varones. "Uno puede ser delicado. Pero hoy en día si eres sumisa, débil y tonta no llegas a nada. Hay que balancear. Hay que ser agresiva en el momento en que se necesita serlo, en el mundo de los negocios'', ruge G. sin miramientos, al mismo tiempo que define a su clienta típica. "Tiene que ser una persona que viaje mucho. Porque esto hay que entenderlo. O lo amas o lo odias''.

La diseñadora ha encontrado tanta aceptación que Dominique ha vendido más de cien de sus creaciones durante los últimos dos años. Pese a precios que rondan los $1,000 dólares por pieza, algunas compradoras se han convertido en coleccionistas y acaparan hasta una docena de las alhajas. Precisamente, es esa conexión con el público lo que más valora la diseñadora, razón por la cual desdeña lo que considera la invasión China. "Italia, que su principal producción es fashion, sufrió muchísimo. Ponen a los niños a bordar y de repente lo hacen igual a Galliano, a Dior, a Dolce & Gabbana, y le pierdes el respeto [al diseño original]. Ellos no crean nada, lo copian todo'', acusa indignada, mientras acaricia la enorme colgadera que le brota de la garganta, haciendo imaginar el pánico que el hechizo de sus collares primitivos pudiese desatar en el pobre chino que se atreviese a plagiarla.

Speak Up!

ThemeKey Debug Messages
Current theme: miamiv5
Using default theme.
These are the current values of all available ThemeKey Properties. By clicking the value you can start creating a corresponding Theme Switching Rule.