Aero Bar

 

Un local para rumbear en la playa hasta el amanecer.

Aero Bar
Aero Bar.
 

Por Sandra Palacios

Un local para rumbear en la playa hasta el amanecer. Aero Bar, localizado estratégicamente en el vecindario del Collins Park Cultural Arts District de Miami Beach, es la nueva creación del empresario de vida nocturna Tony Guerra y su socio Smiley Boid.

Con un espacio de 5,000 pies cuadrados, moldeados por el arquitecto radicado en Miami Matt Peterson, famoso por diseñar clubes como Amika o Sin en Miami Beach, Aero Bar se abre paso con un espacio futurista, en un prometedor hot spot de South Beach, al lado del frecuentado club Mokai y cerca del W Hotel.

Dos salones que representan ''una suerte de aeropuerto de otro planeta'', según Liza Santana, presidenta de Creativas Group, con pantallas gigantes y paredes curvadas que dan al visitante la sensación de encontrarse dentro de una cápsula y que permiten tener una visión total de todos los asistentes, elegantes sillas de cuero en las que se reflejan los colores vibrantes del sistema de luces y una pasarela-barra ubicada en el centro del lugar conforman el nuevo local que promete darle a los miamenses y los turistas largas noches de diversión.

Con mezclas de house, lounge, tribal, electro, progressive y minimal techno, los DJ Cedric Gervais, Shawn Rudnick, Granite y Phunk, entre otros muchos, ponen a todos a bailar con las fiestas Casa d amor, los viernes; Element, los sábados, y Europa, los domingos.

''Esta era debe ser de cambio, una era donde estemos en contacto con todo lo que nos rodea'', afirma Guerra sobre el innovador diseño de su bebé recién nacido. ''Sabemos que el mundo y la economía han cambiado, pero el entretenimiento y la recreación son necesarios; les estamos regalando una nueva alternativa a quienes aman la vida nocturna'' agrega.

A la una de la mañana el ambiente se prende en el local, que está abierto desde temprano para Happy Hour, pero que encuentra su temperatura más alta después de la medianoche. Bailarinas exóticas, vestidas al estilo burlesque, se pasean por la tarima del centro para mantener alta la temperatura del ambiente.

Y en las dos barras del salón principal se complace a todos; tragos insignes del club como el Ozone, un shot de vodka de mango, licor de lychee, simple syrup y jugo de naranja; el Alpha Martini mezclado con vodka de uva, Chandon rosé, symple syrup sour, con una uva congelada inmersa en la copa haciendo las veces de aceituna; o el Mayday, la versión Aero Bar del Kamikaze, con Triple sec, vodka, jugo de limón y curacao, son algunas de las bombas más apetecidas. Las meseras y bartenders, ataviados de rojo, las mujeres con botas, medias de malla y shorts, y los hombres, que no son muchos, dispuestos a no dejar a nadie con sed, hacen parte de la atmósfera sexy del local.

Para los rumberos de gusto crossover, un salón alternativo recibe a los que gustan de bailar toda la noche al ritmo de salsa, merengue, reggaetón, clásicos y un poco de todo. Es una sala ideal para una fiesta privada o una celebración con los amigos.

Speak Up!