Acropolis Greek Taverna, conga al estilo griego

 

La movida del Mediterráneo en pleno Coconut Grove.

Elbiza es una maestra del 'belly dance' en Acropolis. Alexia Fodere / Especial/ El Nuevo Herald
Elbiza es una maestra del 'belly dance' en Acropolis. Alexia Fodere / Especial/ El Nuevo Herald
 

Por Alberto Sánchez l albertosanchez415@yahoo.com

Como Atenas, Miami también tiene su Acrópolis. No tan solemne y milenaria como en las antiguas ciudades griegas, pero sí tan divertida y animada como sus tabernas.

En la Acropolis Greek Taverna de Miami el lema de la casa es “Greek Food, Greek Wine, Greek Fun” (Comida griega, fiesta griega, alegría al estilo griego). Asombra que en un salón tan elegante se pueda armar una fiesta tan tremenda. Para entenderlo hay que pasar por allí y conocer lo que es comida, vino y diversión.

La figura principal es la bailarina y profesora de belly dance Elviza, quien se desplaza alrededor de las mesas con el contoneo de caderas y el movimiento ondulante de los brazos y el torso. Elviza ejecuta la danza del vientre, dándole un ritmo ágil y sensual a su espectáculo, en el que transmite un sentimiento diferente en cada giro y sacudida de caderas. En cada mesa siempre hay alguien que se levanta para imitar su baile, pretendiendo competir con ella.

Elviza comenta que el atractivo de su arte tiene mucho que ver con su mezcla de raíces irlandesas, italianas y cubanas. Lo de cubana, afirma riéndose, se le sale en la pasión incontrolable que despiertan en ella las croquetas, el café con leche, el pan con mantequilla y los pastelitos de guayaba.

Se escucha el rebétiko, la música típica griega que, como el tango, el fado o el blues, se originó a principios del siglo pasado en las tabernas de los bajos fondos. Manoli I, el maestro del bouzouki, ese instrumento de cuerdas que por su caja y sonidos recuerda a la mandolina, interpreta temas originales y versiones de canciones conocidas como Zorba, de Mikis Theodorakis, Volare y Amore Mio.

El mánager Constantino D. Kastis tiene su propio espectáculo. Al compás del bouzouki danza alrededor de un vaso de aguardiente que han colocado en el piso. Después de varias vueltas para rendirle homenaje al dios Baco, recoge el vaso, se lo coloca en la frente, con la cabeza hacia arriba y los brazos extendidos, y entre aplausos, termina su baile bebiéndose el trago de una vez.

La Acropolis Greek Taverna de Coconut Grove tiene full bar, comida y entretenimiento, que se traduce en una noche de diversión y nuevas experiencias culinarias. En las recetas típicas de la región mediterránea, del chef Kosta Waez, se combinan la exquisitez y originalidad en la preparación de los platos, con lo informal de una noche de sábado en Coconut Grove, el ambiente familiar y la elegancia del decorado.

Lea la nota completa en www.elnuevoherald.com 

Speak Up!